Nic_Fiddian_Greens_workshop_Steve_Parsons_PA.jpg

Lalique

Inspiración Indomable

La imagen de los caballos encuentra nueva forma de vida en las esculturas still water, creaciones del artista británico 

 Nic Fiddian-Green y la casa Lalique. Símbolos de libertad y nobleza.

Still_Water_Lalique_and_Nic_Fiddian-Green.jpg

La casa Lalique y el escultor Nic Fiddian- Green han desarrollado la colección Still Water como una edición limitada. La versión ámbar de 24 cm tiene una serie numerada de 300 piezas; la versión clear, de 350; la black,

de 250 ejemplares. Para el diseño de 55 cm solo se han creado 12 esculturas por cada color.

En la campiña inglesa de Surrey, donde los verdes prados evocan la libertad, el escultor Nic Fiddian- Green encuentra la inspiración para domar el bronce, el plomo, el mármol o el cristal, y convertirlos en su obra más icónica, las cabezas de caballo. De este proceso surge la escultura Still Water, que se ha convertido en patrimonio de la casa Lalique.

 

“La cabeza del caballo ha sido un vehículo para mi emoción y expresión, y sirve de canal para demostrar ideas de poder, nobleza, vulnerabilidad, gracia y serenidad”, asegura el maestro escultor que creció en la zona rural de Hampshire.

Fue en 1983, a los 20 años, cuando empezó el amor del artista británico por los caballos. Mientras estudiaba en la prestigiosa Chelsea School of Art, de Londres, visitó el Museo Británico y quedó cautivado por el Caballo de Selene, obra de mármol de 2500 años de antigüedad que provenía del Partenón de Grecia. La imagen del recuerdo la guarda, manteniendo la misma emoción de ese entonces.

Nic Fiddian-Green pasó mucho tiempo trabajando las cabezas de caballo en bronce y plomo hasta que decidió probar el mármol y las piedras semipreciosas. Luego, llegó la versión que la maison Lalique lanza con orgullo: el cristal.

Cuando el artista comenzó su relación con Lalique envió el modelo de yeso de una cabeza de caballo. Los artesanos elaboraron un molde a escala natural de 55 cm, pero la silueta de las orejas fue el gran desafío: hubo que prensar en caliente unos 20 kilos de cristal fundido para darle forma al molde sin dañarlo. La pieza de cristal de 24 cm se creó con la técnica de cera perdida, usualmente ejecutada en trabajos de bronce. Para esta obra se usó la técnica de chorro de arena y baños de ácido desarrollados por los mejores artesanos de Francia. El baño de color fue realizado por la casa Lalique.

Ahora, cuando el tiempo es un bien preciado, regalarse un momento dedicado a la contemplación y admiración de una imagen que evoca la calma, es ya un lujo. Y Lalique lo sabe.

Still_Water_Amber_crystal_lost_wax_technique_Edition_of_12_Lalique_and_Nic_Fiddian-Green.j
Still_Water_Clear_crystal_lost_wax_technique_Edition_of_12_Lalique_and_Nic_Fiddian-Green.j

“En una época en la que todos se acelera, still water ofrece una preciosa imagen de serenidad."

Silvio Denz. Presidente y director general de Lalique.