WATCHES & WONDER

2021

CARTIER

Estilo Único

Cartier_1.jpg

Nuevos modelos de piezas exclusivas, con mirada sostenible

y revisión del pasado, para una firma que porta el sello de la reinvención. 

Nuevos modelos de piezas exclusivas, con mirada sostenible

y revisión del pasado, para una firma que porta el sello de la reinvención. 

Cartier_2.jpg

Las creaciones relojeras de Cartier combinan la solidez y exclusividad de siempre. Y una de las colecciones icónicas que sorprenden es Pasha. La versión cronógrafo de 41 mm está equipada con Calibre 1904-CH MC con fondo de cristal de zafiro, un bisel graduado gira- torio, dos pulsadores, corona engastada con cabujón de espinela sintética azul y un brazalete de acero o correa de piel con sistema intercambiable.

Otra variante es el Pacha de 30 mm, versión exclusivamente femenina, con movimiento de cuarzo. Ofrecen el característico grabado personalizado. Son de oro, acero, o pueden elegirse con y sin diamantes. Sus brazaletes, como es usual, son intercambiables.

Los Pasha aparecieron en 1943 y desde entonces este tipo de reloj pulsera, redondo y estructurado, inspiró nuevos modelos que se convirtieron en leyendas.

Cartier_3.jpg
Cartier_4.jpg

Imaginación sin límites

El Ballon Bleu, desde su creación en el 2007, fue considerado por la crítica y los aficionados como un bestseller. Su nuevo diseño presenta su característica redondez, pero esta vez llega en cajas de 33 mm y 40 mm, en oro rosa o acero; y uno especial en oro blanco, el Ballon Blanc, con cajas en 26 mm y 30 mm, y diamantes engastados, además de un diamante a las cuatro en punto.

Su performance se activa con el Calibre 1847 MC. Además, exhibe una corona estriada con cabujón de zafiro, números romanos y unas agujas delicadas en acero azul.

Las esferas de sus diferentes versiones recorren los tonos plata, antracita, dorado y azul; y las correas de cuero, acero u oro de 18 quilates, todas intercambiables, suman a su carácter versátil. En los modelos más extravagantes, los diamantes tam- bién están presentes engastados en las cajas.

Cajas de acero, oro, con o sin diamantes, y brazaletes intercambiables gracias al sistema de intercambio propio de Cartier.

Exóticos y extravagantes

la colección Cartier Libre, caracterizada por animales emblemáticos para la firma, como la tortuga y la serpiente es maximalismo puro, extravagancia y placer visual. Una inmersión en la joyería más fina. En esta ocasión, son dos los relojes que sorprenden, el Libre Baignoire Turtle y Libre Tortue Snake.

El reloj Baignoire de Cartier, reeditado en el 2019, sirve de base para evocar lo nuevo y dar vida al Libre Baignoire Turtle, una pequeña tortuga llena de detalles únicos. A la vista resalta el caparazón en piedras tsavoritas, zafiros en el interior de la esfera y una textura creada con pavé de diamantes. Las líneas negras a manera de escamas y los tres hexágonos centrales complementan el fascinante cuerpo del animal de caminar prudente. Su caja mide 32.39 x 25.47 mm, es de oro blanco con rodio de 18 quilates y está engastada, al igual que la esfera y la hebilla, con 171 diamantes en talla brillante.

El otro reloj joya basa su nacimiento en el Tortue, creado en 1912. El actual Libre Tortue Snake tiene una caja de 31 x 39 mm y un grosor de 6.73 mm que aprovecha la naturaleza de un animal complejo con escamas que resaltan. El cuerpo es de oro blanco rodiado de 18 quilates y su caja, esfera y hebilla están cubiertas por 130 diaman- tes en talla brillante.

 

Prevalecen una serie de detalles en esmalte negro o coral, y nácar con tonos azulados o grises claros. El movimiento mecánico de cuerda manual 430 MC ofrece 38 horas de autonomía.

Solo existen en el mundo 30 piezas de cada uno.

Cartier Libre Baignoire Turtle y
Cartier Libre Baignoire Turtle y

Ediciones limitadas con 30 ejemplares cada uno

press to zoom
Cartier Libre Tortue Snake
Cartier Libre Tortue Snake

Ediciones limitadas con 30 ejemplares cada uno

press to zoom
Cartier Libre Baignoire Turtle y
Cartier Libre Baignoire Turtle y

Ediciones limitadas con 30 ejemplares cada uno

press to zoom
1/2
Cartier_7.jpg

Suenan las campanas

Inusual y mítico, este es el año del Cloche de Cartier, un curioso encanto de edición limitada. Este reloj nació en 1920 y desde entonces su particular forma de campana, de ahí el nombre, lo hizo parte de la colección Cartier Privé, para conocedores y seguidores de esta maison. Su diseño original incluyó un broche de diamantes y ónix, luego se lanzó en platino y diamantes, y después versiones en oro rosa y oro amarillo con correas de cuero. Esta es una pieza de colección, puede llevarse en la muñeca o convertirse en un reloj de sobremesa. La última versión, recoge todo lo clásico de su manufactura.

En sus versiones de oro rosa, amarillo o platino resaltan los números romanos y la minutería de ferrocarril.

Para completar los detalles el reloj lleva satinado en el reverso, pulido en los bordes y el movimiento mecánico 1917 MC. Solo existen 100 piezas.

La versión esqueleto exigió una modificación del movimiento debido a su forma inusual. Ahora, late en su interior el Calibre 9626 MC. Su esfera calada es evidencia de maestría. Para dos de sus modelos, en oro rosa y platino, solo se han creado 50 piezas de cada uno. Para el que presume de 107 diamantes, solo han sido desarrollados 20 ejemplares.

Todos tienen una reserva de marcha de 38 horas y una caja de 37.15 mm x 28.75 mm.

07_WHCC0003_Cartier_Cartier Prive_Platine Skeleton_300DPI.jpg

Para el Cloche esqueleto se han creado tres modelos: uno de oro, otro de platino

con cabujón de rubí y un tercero con 107 diamantes.

Abran paso al Tank

Entre los lanzamientos destaca una colección especial: Tank Must, inspirada en el reloj Tank Louis Cartier, creado en 1917, y en los Must, creados en 1977, de líneas minimalistas. Así, dos leyendas se unen.

Los Tank Must son contemporáneos. Tienen corona de cuerda con cabujón azul, la tradicional hebilla en la versión con correa de piel, un brazalete de acero intercambiable y números romanos. Es un gran clásico que integra el más reciente movimiento de cuarzo de alta eficiencia con autonomía de ocho años, aproximadamente. Las cajas son de acero y dos engastadas con diamantes.

Entre sus novedades, el Tank Must también llega versionado con un estilo monocromático, en rojo, azul y verde. Minimalismo absoluto para una esfera sin números romanos ni minutería de ferrocarril. La esfera y el brazalete se enlazan en el mismo tono, resaltando el acero de la caja.

Otro mensaje fuerte, además de su homenaje a los grandes clásicos, es su compromiso con el medio ambiente y, por ello, lanza modelos con esfera fotovoltaica con el movimiento Solar Beat, lo que evita el cambio de pila, brindando una autonomía superior a los 16 años. Además, sus correas son de origen no animal hechas con residuos de manzana.

Como un guiño a los más fanáticos y sumando más exclusividad, Cartier lanza en azul y rojo, el Tank Louis Cartier. Resaltan los números romanos y la minutería de ferrocarril dorado. Sus cajas en oro rosa para la versión azul y en oro amarillo para la roja, ambas de 18 quilates, combinan con las correas de aligátor. Las piezas han sido elaboradas con el Calibre 1917 MC de cuerda manual.

Con estas innovaciones, Cartier da una clase maestra de avances tecnológicos con mirada sostenible para el mundo de los relojes. El cambio es posible.

Cartier_8.jpg
Cartier_9.jpg
Cartier_10.jpg
Cartier_11.jpg