Alpina

Amores a Mares

La colección Seastrong lanza dos líneas nuevas: Seastrong diver comtesse quartz y Seastrong diver gyre automatic, con las que busca transmitir con claridad su amor incondicional por el océano.

a1.jpg

La colección Seastrong lanza dos líneas nuevas: Seastrong diver comtesse quartz y Seastrong diver gyre automatic, con las que busca transmitir con claridad su amor incondicional por el océano.

Desde su creación en Ginebra, en 1883, la misión de Alpina ha sido desarrollar relojes deportivos de lujo precisos y fiables en entornos exigentes, tanto en el aire, la tierra y el agua, permitiendo una exploración respetuosa. Tal como sucede con la colección para mujer, Comtesse (1963), cuya alianza con la familia Seastrong Diver permite la creación de la línea Seastrong Diver Comtesse Quartz. Relojes de buceo que celebran a la mujer que considera el océano su campo de exploración.

La línea reúne todo lo necesario para la inmersión: estanqueidad garantizada a 300 metros, bisel graduado y unidireccional (donde se encuentran los minutos), fondo y corona atornillados y agujas anchas y luminiscentes. Para aumentar, incluso más, la experiencia de estilo, tienen cuatro variedades que no defraudan. Un par con la esfera de nácar white y otro par con el dial nácar navy. En cada caso, existe una versión con el brazalete en acero inoxidable y otra con la correa en caucho. Los cuatro ejemplares incorporan en su estética el típico triángulo rojo de Alpina, ubicado a las 12 en el bisel unidireccional; y, en el fondo, el grabado de las cumbres alpinas y el tridente de las profundidades marinas, señal característica de los relojes de buceo de la firma suiza. Además, estas piezas tienen la caja en acero inoxidable de 34 mm, cristal de zafiro a prueba de rayaduras, la ventana para visualizar la fecha a la altura de las tres horas y los índices silver, todo fluyendo en armonía. Mención especial: el Calibre AL-240, de cuarzo, garantiza la precisión.

La llamada del océano

La colección Seastrong Diver fue pensada para el buceo (1969) y hoy, su nueva línea Seastrong Diver Gyre Automatic, es un manifiesto en pro del medioambiente. Algo absolutamente necesario, pues cada año se vierten entre ocho y diez millones de toneladas de desechos plásticos al mar. Por el Día Mundial de los Océanos, y en colaboración con la start up Gyre Watch (del periodista holandés Bernard Werk) y la ONG Surfrider Foundation Europe, la marca lanzó cinco modelos hechos con estos residuos. Así, las cajas de estos relojes están compuestas en un 70% por restos procedentes de redes de pesca recogidas en el océano Índico.

Los tres modelos masculinos tienen un diámetro de 44 mm; los dos para mujer de 36 mm. Sus esferas evocan los reflejos marinos en un degradado de azules, en color turquesa o en un tono nácar, tintado. También lucen el triángulo del logotipo de Alpina como índice a las 12 horas, evidenciando su autoría, y contienen agujas luminiscentes.

Los cinco relojes están acompañados de correas NATO bicolores, confeccionadas con botellas de plástico recicladas, y poseen un movimiento automático AL-525 con función de fecha. Entre sus otras virtudes están el bisel unidireccional y la certificación de estanqueidad de 300 m.

Estas ediciones limitadas de 1883 unidades, en alusión al año de nacimiento de la maison, se entregan en una caja completamente fabricada con plástico reciclado. Alpina se toma muy serio su devoción por el mar y por entregar creaciones que obedecen a una estricta visión de la perfección.

 Las cajas de los Seastrong diver gyre automatic están compuestas por 70%

de restos plásticos, provenientes de las redes de pesca recogidas del océano Índico,

y por 30% de fibra de vidrio, lo que garantiza su resistencia.

Los tres modelos para hombre Seastrong Diver Gyre Automatic

tienen una correa extra de piel vegetal negra, hecha con desechos de manzanas.

AL-525LNB4VG6.png
AL-525LNSB4VG6.png
AL-525LNSB3VG6.png
AL-525LNB4VG6BLK.png
AL-525LMPLNB3VG6.png